El proceso de juicio político en contra de la canciller Gabriela Sommerfeld arrancó en la Comisión de Fiscalización. Este 18 de julio de 2024 se conoció un cronograma tentativo para la actuación de las pruebas y descargos, así como el plazo para presentar el informe.

La sesión en la mesa legislativa se realizó sin la presencia de Sommerfeld. La funcionaria envió a dos abogados para ejercer su representación. Uno de ellos fue Gonzalo González, quien explicó que la Ministra de Relaciones Exteriores acudirá cuando el “cronograma y las circunstancias lo exijan”.

El cronograma presentado plantea que la actuación de las pruebas se realizará hasta el próximo  27 de julio. Pero, el 26 de este mes está prevista la presentación de las pruebas por parte de la asambleísta del corresísmo, Jahaira Urresta y la defensa de Sommerfeld.

El nuevo presidente de la Judicatura, Mario Godoy, asistió este 17 de julio de 2024 al Consejo para tomar posesión de su nuevo cargo. Como un primer paso para eso, la nueva autoridad se reunió con el presidente saliente, Álvaro Román.

Ayer, Godoy fue finalmente posesionado por la Asamblea Nacional. Todo esto después de una polémica en la que hubo una denuncia por amenazas de parte del Ejecutivo en contra del secretario del Parlamento, Alejandro Muñoz.

El presidente del Legislativo, Henry Kronfle, no estuvo presente en la posesión. Esta mañana, en entrevista con Ecuavisa, el principal del Parlamento dijo que ayer tuvo una agenda apretada y por eso delegó la Presidencia a Viviana Veloz (correísmo).

En su cuenta de la red social X, el Consejo de la Judicatura informó: “El nuevo presidente Mario Godoy llega a las instalaciones de la institución y mantiene una reunión con el presidente saliente, Álvaro Román”.

El joven de 20 años Thomas Mathew Crooks, que el sábado 13 de julio del 2024 atentó contra el expresidente Donald Trump durante un mitin en Butler, Pensilvania, fue víctima de ‘bullying‘ y había sido visto en un club de tiro de su localidad, Bethel Park, según relató un joven que coincidió con él en el instituto escolar.

Jason Kohler, un adolescente que este domingo 1 de julio se acercó junto a un amigo al perímetro de seguridad que la Policía montó frente al domicilio de Crooks, dijo que su hermano coincidió con Crooks en el club de tiro de la ciudad, sin ofrecer más detalles.

Describió a Crooks como un chico que sufrió ‘bullying’, pero añadió que «no lo conocía mucho como para hacer comentarios sobre él», y que era alguien «que iba vestido como cualquiera».

La casa de Crooks está situada en una colina de Bethel Park, en un barrio de casas bajas con jardín, construidas en ladrillo rojo, típicas de clase media acomodada. El movimiento este domingo es muy escaso y no se ve a casi nadie por sus calles.

Inés Alarcón, asambleísta por la provincia de Pichincha, presentó un proyecto de reformas a la Ley Orgánica de Tránsito, Transporte Terrestre y Seguridad Vial, que contiene nueve artículos, con los que pretende otorgar la jurisdicción de la Red Vial Estatal, zonas de frontera y vías colectoras a la Policía Nacional, dándole al control un enfoque de seguridad ciudadana y orden público.

A decir de la legisladora, “la reforma es necesaria pues las estructuras criminales y terroristas que operan en el Ecuador utilizan la red vial nacional para desplegar sus actividades delictivas. Bajo este criterio, el control de las rutas de abastecimiento implica un punto de corte de la actividad delictiva que se despliega en los cantones”.

⁠El FBI identificó al tirador que intentó asesinar al expresidente Donald Trump durante un acto en Pensilvania.

El autor fue identificado como Thomas Matthew Crooks, un joven de 20 años de Bethel Park, Pensilvania. Las autoridades no han revelado más información sobre él y afirmaron que la investigación sigue en curso.

Según el Servicio Secreto, el tirador, ubicado en el techo de una fábrica a casi 120 metros del escenario donde Trump estaba hablando, disparó con un rifle de asalto semiautomático.

Crooks fue abatido en el lugar, pero no antes de causar la muerte de uno de los asistentes y dejar a otras dos personas en estado crítico.

El FBI, el Servicio Secreto y la Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas y Explosivos investigan el incidente como un intento de asesinato.